Estilo de Vida

Tailandia: ¿Dónde hacerse masajes en Chiang Mai?

Lila Thai Massage

El masaje tailandés es uno de los servicios más apetecidos por los turistas en Chiang Mai. Por lo mismo, no es casual que en la ciudad existan tantas casas de masaje como templos budistas. Y es posible que un poco más.

Entonces, la pregunta es: ¿dónde realizarse este tipo de masajes de forma segura? Y cuando digo “segura” me refiero a que efectivamente se trate de una casa de masajes y no de una fachada para otro tipo de negocio. Además, el masaje debe ser aplicado por profesionales, para que la experiencia resulte verdaderamente satisfactoria y no te provoque un dolor inesperado o peor aún, una lesión.

La mejor forma de saber a qué casa de masajes acudir es el infalible boca a boca, esa valiosa recomendación de alguien que efectivamente se haya atendido en el lugar. Es cuestión de preguntarle a tus compañeros de hostal, a los anfitriones del hogar en el que estás alojando, o mejor aún, puedes seguir leyendo este post.

Muchas de las casas de masaje se ubican al interior de la ciudad amurallada y, me atrevería a decir, que esa localización las hace más confiables. Eso, si consideramos que fuera de los muros se encuentran otras “casas de masaje” que más bien se dedican al comercio sexual, cuestión que por supuesto no trataré en este blog.

Cabe considerar que existen distintos tipos de masajes, aptos para todas las familias y que se ajustan a los más diversos presupuestos. Algunos de estos tratamientos, en particular para cuerpo y rostro, incluyen aceites, aloe vera, hierbas, cremas y máscaras, aunque los masajes más comunes (y baratos) son los dirigidos a zonas como pies, cuello y espalda.

Pese a no ser todavía una práctica común, algunos de estos centros ofrecen tratamientos para los pies en los que se explota a pequeños peces para el bienestar del ser humano. Como esos peces no eligieron ni pidieron estar ahí trabajando para ti, no contrates este tipo de servicios.

En mi caso, como venía viajando varios meses con dolor de espalda, busqué un lugar que ofreciera masajes para esa zona del cuerpo en particular. Fue así como llegué a Lila Thai Massage.

Al momento de entrar a Lila te ofrecen un “menú” escrito en inglés, con los respectivos precios expresados en baht (la moneda local). Ahí tú indicas qué tipo de servicio vas a requerir. Luego, una asistente te recibe y te hace entrega de una bata y la llave de un casillero para que te mudes y guardes tu ropa. En seguida, te lava cuidadosamente los pies y te conduce a una sala compartida. En mi caso, la sala contaba con seis camillas y en una de ellas se estaba atendiendo un señor mayor de edad. El lugar estaba limpio, olía bien y la temperatura era agradable.

La masajista me llevó a la camilla contigua y, una vez recostado, comenzó a masajear mi cuello, brazos, cabeza y manos. De manera cuidada y respetuosa. Yo, que personalmente tengo problemas para que un desconocido me ponga las manos encima, no me sentí invadido en ningún momento. Los masajes en la espalda se realizaron todo el tiempo por sobre la ropa, y en ningún caso hubo contacto con la piel, a excepción de cabeza y extremidades.

Debo señalar que la señora que me aplicaba los masajes hablaba poco, pero era muy simpática; con una mezcla de tailandés, señas con las manos y un precario inglés, me daba las indicaciones para ponerme en tal o cual postura. En ese sentido, no se requiere de un inglés fluido para comprender las instrucciones.

La sesión completa en Lila Thai Massage duró aproximadamente una hora y me costó 250 baht, algo así como 7 euros. Antes de abandonar el recinto me ofrecieron una taza de té y me obsequiaron un llavero de cortesía, no sin antes completar una breve encuesta para evaluar a mi terapeuta.

Después de este servicio, sentí tal alivio a mi constante dolor de espalda, que anduve varios días sin este molesto problema.

Lila Thai Massage posee media docena de centros ubicados en Chiang Mai, para consultarlos, puedes visitar su página web pinchando este enlace.

Ahora bien, si fuiste a otro centro de masajes y quieres recomendarlo o compartir tu experiencia, deja tu mensaje en la sección de comentarios al final de esta página. ¡La idea es compartir!

Comentarios

comentarios

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.